consecuencias de beber agua del grifo

¿Cuáles son las consecuencias de beber agua del grifo?

Todos sabemos que el agua es el componente mayoritario de nuestro cuerpo y que beberla en las cantidades recomendadas favorece nuestra salud, pero, ¿sabemos realmente cuáles son las consecuencias de beber agua del grifo?

Por eso, en este post vamos a analizar tanto cuál es la calidad del agua del grifo, así como qué factores determinan la misma y las consecuencias de su consumo. Por último, también te ofreceremos las opciones más interesantes para beber agua del grifo de máxima pureza.

¿Es peligroso beber agua del grifo?

En general, en España no es peligroso beber agua del grifo. Sin embargo, esta afirmación debe considerarse desde distintos puntos de vista.

Por un lado, que un agua sea potable y se pueda beber, no quiere decir que esté libre de impurezas, o que no tenga una calidad tal como se esperaría.

Por otro lado, la calidad del agua varía notablemente en función de la zona geográfica donde nos encontremos, así como también puede verse afectada por afecciones de las redes públicas de distribución de la misma, que varíen su calidad.

De hecho, en las distintas ciudades y pueblos españoles el agua del grifo llega con distintos niveles de cloro o flúor que, en función de su concentración, pueden ser perjudiciales para la salud y provocar que se recomiende no beber agua del grifo en ciertos lugares y momentos.

Factores geográficos que afectan la calidad del agua del grifo

Como acabamos de decir, la calidad y composición del agua corriente varía en función de dónde nos encontremos. Para concretar un poco más, estas variaciones van a depender de elementos como el estado de las redes de tuberías, el tipo de suelo y de dónde provenga el agua que se consume.

Si bien el agua del grifo en España, salvo excepciones temporales por algún motivo puntual, es potable, hay ciudades donde su mala calidad es manifiesta. Algunas de ellas son Logroño o Ciudad Real, así como la mayor parte de localidades costeras, entre las que destacan Huelva o Palma. 

De hecho, estos cambios se pueden percibir en elementos tan evidentes como su sabor.

Ante esta tesitura, existe cierto riesgo asociado a beber agua del grifo y, a continuación, vamos a estudiar sus consecuencias.

Consecuencias de beber agua del grifo

Entre las distintas consecuencias que puede tener beber agua del grifo, estas son algunas de las más relevantes:

  • Nos exponemos al consumo de impurezas como la cal, el cloro y otras sales minerales que pueden encontrarse en exceso respecto a su nivel recomendado.
  • El agua del grifo, en muchas ocasiones, tiene sabor. Un agua de calidad debe ser insípida, y el sabor que adquiere el agua corriente es prueba de las impurezas que contiene.
  • El sabor del agua del grifo puede trasladarse a los platos cocinados con ella, afectando su resultado final.
  • El desgaste de tuberías suele influir y empobrecer la calidad del agua corriente, provocando que sea nociva para la salud.
  • El consumo de agua de baja calidad está asociado al desarrollo de enfermedades como la gastroenteritis, pues contiene microorganismos en su composición que pueden ser infecciosos.

Frente a estos riesgos, buscar la forma de beber agua de mayor calidad, que asegure un alto grado de pureza, se vuelve la opción más saludable. 

Si bien el agua mineral embotellada es el primer recurso en que muchos piensan en este sentido, la creciente necesidad de sostenibilidad ha hecho que otros sistemas de purificación del agua corriente se impongan gracias a su rentabilidad y a no necesitar comprar envases ni generar residuos periódicamente.

La alternativa para beber agua del grifo de forma segura: El agua osmotizada

Tras todo lo que te hemos contado, tal vez te gustaría saber que hay una forma de seguir bebiendo agua del grifo pero de manera segura y garantizando un máximo grado de pureza.

Esta alternativa se llama ósmosis inversa, y consiste en un sistema de filtros que se instalan en cualquier grifo y permiten depurar el agua y librarla de impurezas nocivas.

Este sistema se basa en membranas a través de las cuales se da un proceso físico de ósmosis natural, por lo que el agua que saldrá por el grifo no contendrá ningún tipo de químico añadido, es más, habrá purificado y mejorado notablemente su composición.

Por supuesto, esto también revierte en otras ventajas como consumir un agua totalmente insípida y, además, ofrece rentabilidad a medio y largo plazo en comparación con la compra de agua embotellada.

Esperamos haber resuelto tus dudas en torno a las consecuencias de beber agua del grifo. Ahora, ya sabes cuáles son sus riesgos y la alternativa más sostenible y eficaz para erradicarlos.